Volver Arriba
Cerrar

ANII | Agencia Nacional de Investigación e Innovación

Studio 4 introduce realidad virtual al mercado inmobiliario estadounidense

19.09.2017

Studio 4D ofrece experiencias inmersivas con realidad virtual para que los diferentes eslabones de la cadena inmobiliaria les coloquen el casco a los clientes y recorran sus proyectos sin perderse del más mínimo detalle.

Arquitectos, desarrolladores y vendedores ya no necesitarán de planos, maquetas o minuciosas descripciones para ofrecer sus proyectos inmobiliarios.

“La fuerza comunicadora de la realidad virtual es muy potente”, confiesa el emprendedor y arquitecto Hilario Canessa, director de Studio 4D. “La arquitectura no puede ir para otro lado. Una vez que empecemos a mostrar los proyectos con esta tecnología, en la que se puede apreciar desde el color de la mesada hasta la forma de las canillas, todos los clientes van a querer verlos así”, defiende. 

Canessa se definió como emprendedor cuando aún era un estudiante de arquitectura. Cuenta que era malo haciendo maquetas por lo que intercambiaba trabajos con sus compañeros: ellos lo ayudaban con ésto y él les hacía los renders (imágenes en 3D). Algunos arquitectos vieron su trabajo y lo empezaron a contratar. “La historia es bastante similar a la de muchos emprendedores: empecé por 2005, en mi dormitorio con dos computadoras, generando 3D para promoción inmobiliaria”, asegura.  

En 2006 se instaló como empresa y comenzó a exportar a Washington, Estados Unidos. Allí creció hasta la crisis inmobiliaria, en 2008-2009. “El mercado uruguayo estaba creciendo, por lo que nos quedamos acá sobreviviendo, probando cosas nuevas. Pero siempre seguimos yendo a Estados Unidos, por lo menos dos veces al año, visitando clientes, aunque no tuvieran trabajo para darnos”, recuerda. Y así pasó lo mejor: generaron un portafolio de clientes y una red de contactos que hoy, casi 10 años después, y pasada la crisis, les permitiría ser los primeros en ingresar al mercado estadounidense con su nuevo proyecto de realidad virtual.  “Para nosotros fue un logro haber desarrollado y puesto a funcionar una tecnología así desde Uruguay con los recursos que tenemos y haberla mostrado antes que nadie en Estados Unidos, un mercado al que van empresas de todo el mundo a mostrar proyecto. Tuvimos 32 reuniones. La mitad había visto algo de realidad virtual, pero no como esto, y a la otra mitad se lo presentamos nosotros”, afirma.  

“Nuestros clientes son los desarrolladores, los brokers y los arquitectos. En el proyecto inmobiliario hay varias etapas. La que uno asume que sería la más interesante para este tipo de proyectos es en la venta. Si bien es la que más paga porque ven más directamente el retorno sobre la inversión, también es la más conservadora.  Por eso, en un principio, estamos apuntando a los arquitectos”, anota Canessa. 

El emprendedor cuenta que en Uruguay hay un cliente muy interesado con el que es “probable que se cierre un proyecto inmobiliario en breve”. Algo que no esperaban. 

Todo tiene su momento
Hasta 2016, realizaba videos e imágenes en 3D. El vuelco a la realidad virtual se dio ese año, cuando un cliente de Estados Unidos le canceló un render porque dijo que iba a hacerlo con realidad virtual.  Automáticamente se puso a estudiar qué posibilidades había de hacer algo así. Armó un plan de negocios en tres meses y lo presentó a la ANII. Se aprobó, desarrolló el producto en 2016 y realizó dos giras comerciales en Estados Unidos. 

“Para realizar este proyecto utilizamos tecnología de videojuegos, que en rigor existe desde hace 15 años, pero el hardware valía 100 mil dólares y el software otros 100 mil”, señala el emprendedor. En 2016 un emprendedor de Sillicon Valley sacó un casco de realidad virtual por 800 dólares. “De 100 mil a 800 dólares hay una diferencia que es la que permite que nosotros desarrollemos este proyecto o no”, explica Canessa. A su vez, “hoy se cuenta con un software gratuito que hace algunos años valía millones de dólares. Estas dos cosas nos permiten desarrollar una tecnología que antes era impagable”, apunta. 

Lo que sigue
“A raíz de las nuevas tecnologías, presentamos otro proyecto a la ANII. La idea es desarrollar el proyecto de realidad virtual en un plan de seis meses con una presencia comercial fuerte. Es la misma tecnología, el mismo producto, en el mismo mercado. En el primero teníamos cero y queríamos tener lo básico para poder mostrarlo a los clientes. Ahora queremos afinar un producto para que sea mucho más atractivo para el mercado y poder venderlo correctamente”, explicó el director de Studio 4D.